Nuevos desafíos a las políticas de género

El año pasado, una gran discusión de genero empezó en Estados Unidos; en realidad, un debati entre mujeres. Una de ellas, Anne-Marie Slaughter, que trabajaba con Hillary Clinton, escribió un super famoso texto llamado “Why Women Still Can’t Have it All?” (en tradución libre: “Por que las mujeres aún no pueden tener todo?”). En texto hablaba de su decisión de le quitar al empleo para buscar algo más compatible con la maternidad y la familia. Del otro lado, Sheryl Sandberg, alta executiva de Facebook, dió varias palestras, se hizo muy famosa y publicó el libro “Lean in – Woman, Work and the Will to Lead” (aqui un reportage del periódico The Guardian). Su punto era justo el opuesto: o sea, como las mujeres sí podrían seguir con su vida profesionaly hijos, si así lo querian.

Hace dos meses, la misma “The Atlantic”, que publicó el texto de Slaughter, trajo más un punto de vista en “Home Economics: the link between work-life balance and income“, de Stephen Marche. Sus quejas se concentran en la idea de que, para las dos autoras, la decisión es siempre solamente de la mujer, sin importar lo que se pasa en una familia. En su caso personal, Marche decidió cambiar de ciudad y quitar al empleo porque la mujer tuvo una grand oportunidad profesional. Con eso, argumenta, en ese extracto:

“La ausencia de los hombres de la conversación sobre el trabajo y la vida es rara, porque las decisiones sobre quién trabaja y quién se encarga de los niños, y quien gana el sueldo y cómo se gasta el dinero, no es solo de las mujeres o resultado de una fuerza vaga e impersonal llamada sociedad. Las decisiones en las relaciones heterosexuales son tomadas por hombres y mujeres juntamente. Cuando los hombres no son parte de la discusión sobre el equilibrio entre el trabajo y la vida, opiniones obsoletas sobre la paternidad pueden quedarse como están, sin cambios, más allá de eso, realidades fundamentales sobre la relación entre el trabajo y la familia se esconden. El conflicto central de la vida doméstica actualmente no es hombres x mujeres, madres x padres. Es familia x renta. La vida doméstica de hoy es como una de esas series de televisión (…) La tensión narrativa principal es: “¿Cómo diablos vamos a hacer que esto funcione?”  Hay lágrimas y risas y pequeñas intrigas, pero al final, es un milagro que el espectáculo continúe, que todo el mundo está alimentado y vestido a cada día.” 

El blog les pregunta: en eso, donde están las políticas públicas?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s